Saltar al contenido

Cómo dejar de comer carbohidratos malos (Pan, Dulces, Azúcar, Harinas, Chocolate)

¿Te gustaría reducir los carbohidratos malos de tu dieta? ¿Sabes cómo actúan estos en tu cuerpo? Los carbohidratos son nuestra fuente de energía, y necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Sin embargo, existen carbohidratos buenos y malos, los primeros son esenciales, mientras que los segundos deberían ser totalmente eliminados. Las dietas bajas en carbohidratos o cetogénicas, favorecen la reducción de la obesidad y disminuyen el riesgo de padecer diabetes.1 Si te gustaría estar saludable y vivir tu vida plenamente, deja de comer carbohidratos malos.

¿Dónde se encuentran los carbohidratos malos? Básicamente en la comida chatarra, los dulces y las bebidas azucaradas. Su aporte nutricional es nulo e incluso pueden producir enfermedades. Los alimentos refinados son los más perjudiciales para la salud e irónicamente los más consumidos por la sociedad, muchas veces de forma inconsciente. En cualquier parte encontramos a la venta productos de fácil consumo y de rico sabor, ¡difícil resistirse! Seguro que cerca de donde vives tienes muchos a mano, el cogerlos o no depende de ti. Muchas veces recurrimos a estos alimentos cuando disponemos de poco tiempo, ¡error!

¿Cuáles son los beneficios de limitar el consumo de carbohidratos?

  • Ganarás en salud en general
  • Perderás peso y evitarás la obesidad
  • Reducirás el riesgo de enfermedades vasculares
  • También reducirás el riesgo de padecer diabetes
  • Cuidarás tu colesterol
  • Evitarás problemas respiratorios
  • Reducirás la grasa en sangre
  • Lucharás contra el envejecimiento prematuro
  • Controlarás el aumento del nivel de glucosa en sangre

¿Cuáles son los carbohidratos malos (simples o refinados)?

El mundo de los carbohidratos es un poco complejo. Existen dos tipos diferentes, pero la comida basura aporta solamente uno de ellos. ¿Eres capaz de diferenciarlos? Veamos cuáles son:

  • Carbohidratos simples: compuestos por solo uno o dos tipos de azúcar (monosacárido o disacáridos). El organismo los digiere rápidamente y los emplea como fuente de energía. Esto hace que el azúcar se dispare y el páncreas deba trabajar más rápido para luchar contra el exceso de azúcar.2 ¿En qué alimentos se encuentran? Prácticamente en todos los productos naturales como las frutas o la leche, pero también en los alimentos procesados como la bollería, los dulces o el azúcar que consumimos con el café. ¿Cuál es la gran diferencia entre unos y otros? El azúcar proveniente de los alimentos naturales es beneficioso y recomendable (aunque se debe moderar), mientras que el que proviene de los productos refinados no lo es en absoluto. Ejemplos de carbohidratos simples refinados: dulces, galletas, pizzas, chocolate, helado, harinas blancas, cereales procesados
  • Carbohidratos complejos: son mucho más saludables ya que el cuerpo los asimila más lentamente. ¡Su consumo tiene muchas ventajas! Además de mejorar la digestión, también mejora los ciclos de sueño y el metabolismo, así como el funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso.3 ¿Dónde se encuentran los carbohidratos complejos? En el pan y el arroz integral, los copos de avena, espinacas, zanahorias, muesli o lentejas, entre otros alimentos. Si estás habituado a consumir los simples puedes realizar una adaptación lenta hacia los complejos para mejorar la calidad de tu alimentación. Sustituye lentamente unos productos por otros hasta que tu cuerpo se habitúe, pues si está habituado a recibir azúcar en exceso y de repente se lo quitas… puede resentirse.

¿Qué debes comer para sustituir los carbohidratos malos por los buenos?

¿Qué hemos aprendido ya? Que los carbohidratos complejos son más seguros para el consumo que los simples. El cuerpo asimila de forma lenta y gradual los complejos, ¡pero no los simples! Estos disparan el azúcar en sangre y por ello se recomienda un consumo bastante moderado. Los azúcares simples provenientes de alimentos naturales son sanos, aunque se deben comer con moderación; mientras que los provenientes de alimentos refinados son malísimos y se deben eliminar.

¿Dónde se encuentran los carbohidratos buenos? Las frutas y verduras son excelentes aliadas para cualquier dieta y muy ricas en carbohidratos buenos. También las semillas, los frutos secos y las legumbres son muy recomendables. Si eres fan de las harinas blancas cámbialas por las integrales, al igual que el arroz. Quizá te cueste acostumbrarte a su sabor, pero puedes probar diferentes tipos para escoger el que más te guste y pronto te olvidarás de las blancas. Olvídate de los zumos de fruta procesados, del pan blanco, los dulces y pasteles, helados, galletas, etc.

10 trucos y consejos para dejar de comer comida chatarra

  1. Fuerza de voluntad y decisión para dejar de consumir carbohidratos malos
  2. Evita comprar productos de baja calidad y sin aporte energético saludable
  3. Sustitúyela por frutas o frutos secos, pues se consumen rápida y cómodamente
  4. Si te da pereza preparar ensaladas, opta por las empaquetadas y listas para el consumo
  5. Evita los pasillos del supermercado en los que se encuentra la comida chatarra, ¡no sufras!
  6. Analiza los motivos por los que quieres dejar esa comida para incentivarte cuando recaigas
  7. El agua siempre es mejor que las bebidas azucaradas, ¡intenta aumentar su consumo!
  8. Deshazte de la comida mala que tienes en casa, evita comer mal desde ya
  9. Habla con tus familiares y amigos para que te apoyen, seguro que te motivarán
  10. Al principio huye de las fiestas y todo tipo de eventos sociales, ya que utilizan mucho este tipo de comida

Precauciones, advertencias, contraindicaciones y efectos secundarios

¿Estás interesado en cambiar tu dieta y dejar de comer carbohidratos malos? ¿Tienes la suficiente fuerza de voluntad? ¿Te gustaría sentirte sano? Entonces ha llegado el momento de eliminar los carbohidratos malos y refinados de tu dieta. Para hacerlo de una forma saludable debe ser un cambio gradual para que el cuerpo no se resienta. Imagínate lo que es consumir a diario carbohidratos malos, es decir, una ingente cantidad de energía que se descompone rápidamente en el cuerpo, a no tomar absolutamente nada.

No existe ninguna contraindicación al dejar de comerlos, puesto que no son saludables. De hecho, al eliminarlos de tu alimentación estarás más sano. Tampoco tiene efectos secundarios, ¡todo son ventajas! Anímate a comer bien y evita los alimentos con almidón, azúcares y grasas saturadas innecesarias. Cuida tu nivel de glucosa en la sangre y no dejes que esta aumente. Ponte un reto. ¿Cuándo te gustaría empezar? ¿Tienes apoyos cercanos? ¿Te gustaría bajar de peso? ¿Desearías estar sano? Entonces, ¡adelante!

También te puede interesar