Saltar al contenido

Cómo dejar de comer hielo

El deseo de comer hielo o pagofagia es una adicción que debe ser controlada. Masticar hielo no es sano ni tiene aporte energético alguno para el organismo. Su consumo puede reflejar un trastorno obsesivo compulsivo y a veces se convierte en un remedio para huir del estrés. Si bien está permitido un consumo moderado, su ingesta tiene más desventajas que ventajas. Puede producir hipersensibilidad en tus encías y dientes, incluso fracturarlos o debilitarlos en exceso, también es un vehículo para introducir bacterias en tu organismo 1

¿El hielo es inofensivo? Es cierto que es agua congelada y a simple vista podría parecer que lo es, sin embargo, ¡ya ves que puede ser muy dañino! El impulso de comer hielo se suele asociar a la carencia de hierro y zinc, pero no en todos los casos. Y tú ¿por qué sientes la necesidad de comer hielo? ¿desde cuándo te ocurre? ¿en qué ocasiones lo consumes? ¿comes más cuando estás sola, acompañada o te es indiferente? Intenta comprender la causa que te empuja a su consumo.

¿Por qué dan ganas de comer hielo? ¿Es malo?

La mayoría de las personas no aguantan la tentación de comer hielo por el gran placer que les produce. Les da sensación de seguridad y calma sus episodios de ansiedad. Pero ¿realmente es malo para el organismo? Sí, si tomas una cantidad considerable.2 También debes evitarlo si tus encías son frágiles o si tu cuerpo está debilitado. Además, está la parte psicológica, pues muchos consumidores de hielo sufren un gran malestar si no lo pueden consumir.

¿Qué produce el hielo? Entre otras cosas, gases, dolor de estómago, fragilidad dental, hinchazón… ¡que no son pocas! También está asociado a la anemia, o falta de glóbulos rojos en la sangre, aunque se desconoce por qué el cuerpo responde con este antojo, ya que el hielo no aporta hierro. La Asociación Dental Americana, para evitar la fragilidad dental, recomienda que se deje derretir el hielo en la boca, ¡nunca morderlo!

5 trucos para dejar de comer hielo

  1. Visita a tu médico para que evalúe si tienes anemia y así poder descartar otros síntomas
  2. Piensa en todas las consecuencias negativas como la debilidad de tus dientes y encías
  3. Aumenta la ingesta de alimentos con hierro para estabilizar los niveles de tu cuerpo, previa consulta médica
  4. Busca alternativas de ocio y entretenimiento para ocupar tu mente y evitar pensar en comer hielo
  5. Búscale un sustituto para calmar esa ansiedad, como los frutos secos, los yogures u otros alimentos inocuos y sanos

 Respuestas rápidas, preguntas frecuentes

¿Comer hielo engorda o adelgaza?

Comer hielo puede hacernos adelgazar unos cuantos kilos, pero a costa de nuestra salud. El cuerpo lucha por derretir ese hielo a un alto coste energético, ¡un esfuerzo brutal! De hecho, está considerado uno de los peores métodos para las dietas de adelgazamiento. Por tanto, adelgaza, pero no es recomendable como dieta de adelgazamiento.

 ¿Es malo comer hielo durante el embarazo?

Si es un antojo puede ser que tu cuerpo te esté dando señales de una carencia de hierro. En este caso debes ir al médico para que evalúe tu salud. Si lo comías con anterioridad debes controlar la ingesta de hielo. ¿Consideras que comes mucho o el suficiente para mantener a raya el calor o saciar tu ansiedad? Desde luego para el embarazo no te aportará ningún tipo de nutriente.

 ¿Comer hielo da cáncer?

No, pero puede producir agotamiento, piel seca, disminución de la masa ósea, etc. ¿Te sientes saludable? ¿Has notado cambios en tu cuerpo desde que has comenzado a comer hielo? Vigila tu cuerpo, y si notas algún cambio importante acude a tu médico rápidamente.

También te puede interesar